28
mar
08

No sólo de palabras vive la TM I: ¿Qué hacen los usuarios con el móvil?

Según un estudio de la OFCOM, la oficina de regulación de las Telecomunicaciones del Reino Unido, en muchos países utilizan más el móvil en otras funciones adicionales que para mantener una conversación oral. Se ha verificado en el consumo de estos últimos años un aumento proporcional de otros modos de comunicación en detrimento del espacio que ocupaba la conversación oral predominantemente en los inicios de la era inalámbrica. Los estudios actuales demuestran que el volumen de las conversaciones orales, sumando las que se realizan a través de líneas fijas y móviles, aumentará muy por debajo del incremento de la tasa de penetración de la TM. Mientras que se estima que el total de líneas de TM podría crecer aun un 50% en los próximos dos años, el volumen de minutos del tráfico oral no crecería más del 30% según los pronósticos más optimistas.
que-hacen-los-usuarios-con-el-movil.jpg

Los británicos, por ejemplo, utilizan más el móvil para enviar mensajes de texto que para hablar. Dedican menos de la mitad del tiempo de uso directo de su móvil para hablar. El promedio de mensajes de texto enviados llega a los 1200 mensajes anuales, 100 mensuales (en Alemania 65 y en EE.UU. 32) mientras que hacen sólo 76 llamadas promedio al mes (en Rusia y Grecia hacen 137). En China, el consumo ya había superado los 1000 mensajes anuales promedio por usuario en 2006. La cantidad de mensajes enviados por los usuarios chinos representa un 50% más que los enviados por los usuarios británicos en promedio y en términos absolutos una cifra varias veces superior.
Pronto, el volumen mundial de mensajes de texto ha superado la barrera de los 2 billones. La región AsiaPacífico consume casi dos tercios del volumen total de los mensajes. En el período 2002-2006, la tasa anual de crecimiento de los ingresos (CAGR, compound annual growth rate) de las operadoras por este servicio fue casi de 30%. Con diferencias notables entre países, en términos de rendimiento económico, tuvieron un crecimiento sostenido superior al 15% anual, es decir, unos U$ 60.000 millones. Aunque la evolución puede continuar siendo favorable en muchos mercados regionales y en las economías emergentes a fuerte componente demográfica, como India, China e incluso Brasil, el volumen en los mercados desarrollados parece no dejar margen para un crecimiento futuro en los márgenes de los operadores. Como consecuencia de tres factores, los márgenes por esta prestación se reducirán significativamente: a) la mayor competencia, b) el ingreso de una tecnología más avanzada de tipo 3G o superior a los mercados más maduros, c) la saturación de los mercados de nuevas líneas. Los operadores se ven cada vez más obligados a utilizar el servicio como componente promocional para retener o adquirir clientes. Para el período 2007-2011, la CAGR por el servicio de SMS no superará globalmente el 10%.
El volumen de los mensajes enviados en EE.UU. está próximo a los 300.000 millones de mensajes anuales lo que deja el mercado por debajo del europeo y el asiático. El incremento reciente se debe a la mejor penetración de la TM y al uso más frecuente del servicio promovido por los planes competitivos de las operadoras. Con el aumento de las ventas de dispositivos high-tech (BlackBerry, Palm Treo, etc.), se han incrementado los accesos a servicios de Internet, uso del c.e. y de la mensajería instantánea, así como de funciones ofimáticas. Sin embargo, la tasa de crecimiento de estos servicios es muy inferior al del volumen de SMS. En Europa, es difícil imaginar un crecimiento del mercado después de 2010. Una suma de factores, entre los cuales se cuentan un aumento de las regulaciones internacionales, imposiciones fiscales, aspectos monetarios y una mayor competencia por los nuevos servicios de valor agregado, configuran un escenario de declinación que, en algunos mercados locales, ya pudo haber comenzado.
El mercado de los SMS puede ser reemplazado, con más énfasis y rapidez según los países, por usuarios que accedan a tecnologías IP. Habrá cada vez más consumidores de c.e. a través del móvil, especialmente entre aquellos que actualizan la tecnología con mayor frecuencia lo que les permitirá acceder a dispositivos de un diseño ergonómico mejorado y adaptado para esa prestación. Además, serán mucho más numerosos los usuarios de mensajería instantánea. Los convenios entre proveedores del servicio de IM y operadores de TM le ofrecerán un acceso crossplatforming de modo que el Chat estará en todos los dispositivos, fijos y móviles.
Sucederá del mismo modo con los mensajes multimediales en la medida que los usuarios suban directamente las fotos y los videos cortos a los portales y medios sociales. Los mensajes cortos de texto seguirán siendo una forma de comunicación predominante en los nuevos mercados por el bajo costo respecto del que representa la conversación de voz. Por lo tanto, es especialmente apta para los nuevos suscriptores pertenecientes a amplios segmentos sociales de bajo poder adquisitivo en regiones y economías pobres.
Una encuesta de Nokia, realizada en 17 países, señala que, en promedio global, el 53% usa el móvil para enviar correos electrónicos, 50% para buscar información, 46% para tomar fotos, 46% para estar informados con las noticias (provenientes de los MCM), el 37% para usar la mensajería instantánea, 26% para grabar videos, 25% para bajar música, 25% para ver videoclips musicales, 24% para ver videos cortos, 23% para ver contenidos de tv, 22% para jugar con videojuegos, 19% para almacenar música, 17% para consultar mapas y localizar lugares y el 17% para cargar (upload) información en un sitio de Internet.
Una comparación reciente entre diferentes países mostró que, si bien las tres funciones más utilizadas son las mismas y en el mismo orden, el porcentaje de usuarios varia significativamente. Mientras en EE.UU. menos de la mitad de los usuarios usan mensajes de texto y menos del 20% envía o recibe fotos, en Gran Bretaña, casi el 90% usa los mensajes de texto y casi uno de cada tres comparte fotos. En ambos casos, con una ligera ventaja para EE.UU., los usuarios que consultan su correo electrónico son entre el 7,5% y el 9,5%. Diferencias notables se registraron en otras funciones. Por ejemplo, en términos proporcionales, dos veces y media más de usuarios estadounidenses compraron ringtones (9,1% contra 3,4) y 50% más de usuarios descargaron juegos en EE.U. respecto de Gran Bretaña. En el primer caso, fueron casi 20 millones de usuarios. En EE.UU. casi el 7% de los usuarios usa la mensajería instantánea y en Gran Bretaña lo hace menos del 5%.
Japón ya ha entrado de lleno en la era 3G. Más de la mitad de los usuarios de TM usa tecnología de 3º generación. Los resultados se perciben en el uso que hacen de sus dispositivos y de los servicios. Hay tres veces más usuarios que envían c.e. que mensajes de textos. Comparativamente son muchísimos más que los usuarios europeos, entre los que predominan aun los mensajes de texto.
Pero no son los únicos cuyo consumo en servicios adicionales y en el uso de otras facilidades de sus dispositivos ha progresado notablemente en los últimos tiempos. Más de la mitad de los usuarios europeos utiliza el móvil para tomar fotografías. En Gran Bretaña, el 25% graba sus propios videoclips y escucha música con el móvil, el 16% usa el acceso a Internet y el 10% consulta y envía c.e. Sin embargo, debe reconocerse que el móvil no ha conseguido, a pesar de su polifuncionalidad aumentada, reemplazar otros dispositivos que, por el momento, parecen bien anclados en la experiencia vital. Mientras que las predicciones asumen que el usuario ve con interés la polifuncionalidad del teléfono móvil, las encuestas señalan que, por ejemplo, en Gran Bretaña, el 81% de los usuarios de TM también posee y usa una cámara digital, dos tercios también tienen un reproductor MP3, casi la mitad tiene una laptop y un 28% un dispositivo móvil de juego.
La tendencia indica que entre los usos adicionales a los que ya conocemos pueden considerarse factibles los servicios de monética móvil. Al menos así lo deja entrever la experiencia japonesa. A principios de 2007, DoCoMo, la primera empresa de telefonía móvil de Japón, ya tenía 1,5 millones de usuarios que utilizaban su plataforma de pagos con tarjeta crédito, es decir, usuarios que habían activado este medio pago en su plataforma de servicios para hacer compras directamente desde ese dispositivo. Para entonces, el número de proveedores que ofrecían aplicaciones de m-commerce superaban los 150.000. En Japón, el uso cotidiano de la tarjeta de crédito nunca fue tan popular como en otros países. De hecho, las estadísticas muestran que en los últimos años ha sido hasta 7 veces menor que en EE.UU. En Japón, sin embargo, se ha extendido el uso de monederos electrónicos. DoCoMo tiene más de 20 millones de monederos electrónicos instalados en los móviles de sus usuarios, 15 veces más que los usuarios que habían activado su tarjeta de crédito. La penetración del servicio de monedero electrónico móvil ya supera el 40% de los 52 millones de suscriptores de DoCoMo. Una parte del éxito de esta modalidad se debe a que el billete de más baja denominación (el equivalente a U$8,80) impone un uso muy intensivo de las monedas para los pagos de poco valor.
Esto que sucede en Japón no se repite en otros lugares del mundo. No solo no es así en EE.UU., sino que tampoco es una realidad en la mayoría de los otros países desarrollados. Pero, las facilidades que ofrece la monética móvil atraerán segmentos muy amplios de la población mundial. En muchas economías emergentes la circulación de monedas y billetes de menor valor suelen escasear. En los países más desarrollados, las expendedoras automatizadas se extienden por doquier y son cada vez más los productos concernidos. Desde café hasta iPods, cigarros, merchandising y tickets de cine. Además, la monética tiene aplicabilidad y posibilidad de penetración entre los segmentos de la población no bancarizados, especialmente, entre los jóvenes a los que los padres pueden contratar mensualmente los servicios de comunicación al mismo tiempo que le cargan en el móvil una cantidad suficiente para los pequeños pagos. Para los países más pobres, entre los cuales el móvil tiene una penetración exponencial -se ha triplicado en cinco años y tiene una penetración superior promedio de 54% – es una forma de inclusión financiera de bajo costo. Si los sistemas de seguridad logran vencer las barreras psicológicas de los usuarios, tal vez, el monedero electrónico móvil resulte una garantía frente a los problemas de inseguridad tan actuales.

About these ads

0 Responses to “No sólo de palabras vive la TM I: ¿Qué hacen los usuarios con el móvil?”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
marzo 2008
L M X J V S D
« feb   abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Acceso rápido a los contenidos


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 78 seguidores

%d personas les gusta esto: