24
Nov
07

Reconceptualizando la Sociedad de la Información I

Así como la convergencia tiende a ser transmediática, la SI tiende a considerar el tiempo de ocio y las nuevas formas de intercambio simbólico que en él se desarrollan como elementos centrales de una nueva etapa, menos computacional y menos tecnológica en apariencia, más cultural y sociológica, y tanto o mas económica y mercantil que las anteriores. La conceptualización inicial de la SI ha quedado obsoleta. Para su aggiornamiento, debe otorgarse al consumo de bienes culturales simbólicos tanto énfasis como a la participación del usuario en la producción de contenidos. Este fenómeno de origen plural, que ha superado ampliamente las fronteras de lo presencial y tangible, tiene su origen en el crecimiento relativo del consumo de entretenimiento, mediático y cultural a través de los nuevos medios. Con las nuevas formas de consumir el tiempo de ocio, aumenta el interés por redefinir el concepto de lo que en la década pasada se denominaba Sociedad de la Información.La SI más que una revolución es una continuación de la Era Industrial. Aunque no de manera decisiva y universal, la acción motriz del determinismo tecnológico y de la economía de mercado permanecen inmutables. Durante los últimos treinta años, se han producido numerosos intentos de conceptualización de esta nueva sociedad. Algunos de ellos han dejado una traza aun visible, mientras que otros han sido digeridos por una degradación rápida de sus insumos intelectuales. Uno de los que sobrevive es el concepto de sociedad de redes que, acuñada por Castells, deja entrever la capacidad de descentralización social acompañada por una tendencia democratizadora generalizada, y de visibles consecuencias económicas y culturales, a producir incesantes intercambios peer-to-peer entre un número exponencial de usuarios. La introducción de modalidades diferentes a las preexistentes para el encuentro entre oferta y demanda representa para esta teoría el fundamento principal del cambio. Pasando por alto algunos aspectos estructurales, particularmente los vinculados a la distribución de las fuerzas de trabajo, con un fuerte incremento de mano de obra femenina y de tecnología, se revela una digitalización de la cultura que debe entenderse como insumo de un proceso creativo de optimización de la competitividad global de las sociedades modernas y de la cohesión social indispensable a la seguridad de las mismas. El pensamiento de Castells asume que el tercer sector económico, los servicios, sentó las bases para el desarrollo de un cuarto sector, el de la información, y que éste es alentado por a) la irrigación de las fuentes de información y del conocimiento sobre todas las actividades económicas, b) una masa apropiada de empleos que se traslada del sector agrícola y manufacturero a la producción de servicios y c) una nueva estructura social donde predominan las ocupaciones con un elevado nivel de información y contenidos de conocimientos o profesiones administrativas y ocupaciones técnicas, que sustentan la nueva economía.[1]

También la teoría de Schement Reina, explicada en 1987 en su obra Competing visions, complex realities[2], se mantiene vigente sobre todo cuando se pone énfasis en analizar los aspectos sociales de la SI. Sostiene que el proceso de gestación de la SI debe estudiarse en cuatro dimensiones: a) las formas de organización (las formas de organización de la sociedad industrial están perimidas, sus características están debilitándose y existe un constante crecimiento del sector servicios motorizado por las telecomunicaciones y la informática); b) la relevancia de la información en la sociedad moderna (todos los agentes sociales reconocen la importancia de la información desde la perspectiva de la economía, pero también desde la educación, el trabajo, etc.); c) La perspectiva de un cuarto sector como finalidad universalmente reconocida del desarrollo humano (consecuencia de una secuenciación lineal y única, el desarrollo de los pueblos tiende a aproximarse decididamente hacia una sociedad de servicios, estadio final de madurez cultural de la humanidad); d) el sistema capitalista subyace y perdura como elemento aglutinador de valores (es lo que otorga continuidad histórica al proceso).

Las ideas precursoras de los economistas Machlup, Porat y Bell acerca de una sociedad “postindustrial o del “conocimiento”, fueron recogidas por un gran número de estudiosos. Algunos, como Masuda, amplificaron y adjetivaron al respecto de su posible desarrollo práctico y diversos divulgadores y gurúes se encargaron de extrapolar las ideas inicialmente propias a la disciplina económica a los múltiples dominios de la vida cotidiana. Alvin Toffler y Naishbit son algunos de los que han continuamente reiterado y reinventado metáforas al respecto de la SI, algunas de la cuales subyacen en el pensamiento actual. Esta época se caracteriza no tanto por un deslizamiento sensible del determinismo tecnológico al económico, de las tecnoutopías a las “mercadoutopías”, sino por la transparencia de los valores económicos que siempre estuvieron subyacentes y enmarcaron el determinismo tecnológico. Un análisis comparado de los textos de Toffler y Naishbit permite detectar las siguientes convergencias discursivas[3]:

 John Naishbitt

Alvin Toffler

La Sociedad de la Información es una realidad económica no una abstracción intelectual.Las innovaciones en las telecomunicaciones y en las tecnologías de la computación van a acelerar el paso del cambio al producir el derrumbe de barreras de la información.Las nuevas tecnologías de información al principio se aplicarán a antiguas tareas industriales; después y gradualmente, darán origen a actividades, procesos y productos nuevos.En esta sociedad de intensiva alfabetización, el sistema educativo producirá individuos mejor preparados.La tecnología de la nueva era de información no es absoluta, tendrá éxito o fracasará de acuerdo con el principio de alta tecnología. La información pasa a ser el recurso central de la economía avanzada.El software, la información y las telecomunicaciones pueden ser elevados a nivel global. Las tecnologías de información y comunicación activan las cosas, nos llevan hacia una economía instantánea en tiempo real. El conocimiento, a veces nada más como información y datos, puede utilizarse como sustituto de otros recursos.La información reduce la necesidad de materias primas, trabajo, tiempo, espacio y capital.

De entre todas las maneras de analizarla, el intento de William J. Martin[4] y Frank Webster[5] es la que mejor reconoce la multidimensionalidad (tecnológica, económica, laboral, espacio-temporal y cultural) de las transformaciones que supone. En mis próximas intervenciones me inspiraré en esta grilla para sugerir una nueva aproximación a la noción de SI bajo la influencia de la fluidez de los intercambios comunicativos, de la movilidad y de las tecnologías inalámbricas. 



[1] Castells, Manuel. La sociedad en red. Siglo XXI. México, 1997. La era de la información : economía sociedad y cultura, v. 1.
[2] Schement Reina, Jorge. Competing visions, complex realities: social aspects of the information society. Ablex Publishing. New Jersey, 1987. p. 36.
[3] Estudillo García, Joel. Surgimiento de la sociedad de la información. Biblioteca Universitaria. Nueva época. Julio-Diciembre 2001, Vol. 4, No. 2, pp. 77-86.
[4] Martin, William J. The global information society. ASLIB: Gower. Londres, 1997. p. 42.
[5] Webster, Frank. Theories of the information society. Routledge. Londres, 1995.

0 Responses to “Reconceptualizando la Sociedad de la Información I”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
noviembre 2007
L M X J V S D
    Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: