07
Dic
07

Reconceptualizando la Sociedad de la Información II: Terabítica e inalámbrica

En el terreno de la tecnología, la noción de convergencia ha inspirado e inspira numerosas corrientes. Estas suelen fundarse en la idea de que una tecnología barata en el procesamiento y almacenamiento de la información dará como resultado un exponencial crecimiento del volumen y un acceso distribuido y remoto para cada vez más usuarios. Al hablar de redes, el concepto latente al que se apela por analogía es el de redes de provisión de electricidad. La idea es que la información puede estar en todo lugar donde se necesite y según el requerimiento, así como las líneas eléctricas que llegan al hogar y centros de trabajo proveen energía donde se necesita y en función de las necesidades. Con el incremento en la fluidez de los intercambios (todo el tiempo, en todo lugar), la flexibilidad laboral y el aumento de los desplazamientos tanto por razones laborales como entre el trabajo y el lugar de residencia, la noción vinculada a la irrigación según el modelo tradicional-eléctrico necesita una redefinición. Solo mediante una conectividad inalámbrica puede sostenerse esta sociedad móvil. Solo un andamiaje invisible de naturaleza hertziana que ofrezca a todos una interconectividad n-n puede subsidiar la construcción de esta sociedad en movimiento.
La historia social presenta períodos que pueden claramente ser identificados por la tecnología que en ese período se ha inventado y aplicado con mayor énfasis. En un período histórico dado, la tecnología que más impacto produce en la sociedad la categoriza de manera distintiva: la era del vapor, la era nuclear, etc. Desde esta perspectiva, la tecnología es hacedora de los tiempos sociales, es predominante ante cualquier otra dimensión de la evolución de la sociedad y es privilegiada sobre todo y sobre todos. En ese sentido, dentro de la era digital, la etapa actual se caracteriza por una tendencia marcada hacia las tecnologías inalámbricas (Wi-Fi, Wi-Max, Bluetooth, etc.) hacia la conectividad total e invisible entre dispositivos que dialogan todo el tiempo.
Japón es el campeón mundial del RFID Radio Frequency IDentification, en español, identificación por radiofrecuencia. Este sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa dispositivos denominados etiquetas o tags RFID, tiene como propósito transmitir la identidad de un objeto mediante ondas de radio. Las tecnologías RFID pertenecen a una categoría mayor llamada tecnologías de Identificación Automática. La etiqueta de identificación automática tiene como función informar la identidad del producto. Puede tratarse de etiquetas físicas, en ese caso puede ser una pegatina adherida al producto que tiene la capacidad de transmitir (las que son activas requieren una fuente de energía) o recibir (las que son pasivas no lo necesitan energía) por radio frecuencia información hacia un emisor-receptor RFID. Se diferencian de los infrarrojos porque no necesita que el emisor y el receptor se vean. En la sociedad inalámbrica, los sistemas RFIDs juegan un papel central. Para las estrategias de marketing de proximidad, por ejemplo, los dispositivos móviles como los teléfonos celulares pueden ser una pieza clave. ¿Por qué no imaginar que, si el suscriptor de una línea de TM desea reducir el costo de su abono, acceda a que su móvil tenga una identificación pública que permita durante el recorrido por un mall o por un centro comercial a cielo abierto identificar el usuario y, en función del conocimiento que le sistema tiene de su comportamiento comercial, ofrecerle las últimas promociones de los comercios aledaños? Cada móvil es un objeto capaz de ser etiquetado y reconocido por los sistemas RFID y por lo tanto un receptor y emisor de información en entornos RFID.
Los japoneses han adoptado definitivamente las tecnologías inalámbricas, especialmente para reemplazar los tickets. El 50% de los nuevos móviles están preparados con tecnología segura para practicar cotidianamente el mobile cash. JR East, el mayor operador de trenes de la región de Tokyo, pionero en la implementación de ticketless technology desde 2001, está liderando lo que puede representar un salto cualitativo en su prestación de servicios que impactará en su modelo de negocios. Está trabajando con Mitsubishi Electric para la implementación de un nuevo sistema de distribución de información y contenidos a los pasajeros. En sus dispositivos reciben instrucciones acerca de dónde cambiar de tren y de cómo optimizar el recorrido en función del estado del servicio. El mismo canal puede servir para distribuir música, información y alertas meteorológicas, estado del tránsito vehicular, noticias locales y cualquier otro tipo de información, auspiciada o no. La individualización del pasajero es el paso posterior. Japón ya está dando el próximo paso de la revolución inalámbrica.
La individualización, que será gradual y debe enfrentar aun numerosos escollos culturales y legales, es acompañada de la posibilidad de una comunicación ininterrumpida entre dispositivos fijos y móviles, una comunicación automatizada de forma que el usuario poco o nada debe hacer a estos efectos. No se trata solo de que mediante los hotspots los móviles estén intercambiando información permanentemente con las bases de datos locales para, por ejemplo, en función de la posición geográfica enviarle información contextualizada, lo que puede ser clave en un centro comercial cuando se trata de enviar información acerca de las ofertas y promociones en el piso en el que el usuario se encuentra. Se trata además del intercambio comunicativo automatizado entre los dispositivos del usuario-transeúnte y los objetos que lo rodean, que equipados de pequeñas etiquetas transmiten información que los dispositivos móviles pueden capturar para informar a sus usuarios.
El distrito de Ginza en Tokyo es uno de los centros comerciales más importantes de la megaciudad. Desde hace tiempo es también un laboratorio de ensayo dónde se prueban diferentes estrategias para gestionar ordenadamente el flujo incesante de bits entre dispositivos fijos, objetos comunicantes inalámbricos y dispositivos móviles. Consumidores y turistas se mueven sin saberlo entre miles de millones de bits hertzianos que circulan de un lado para otro. La metared gestiona la información que debe destinarse a unos y otros con precisión. La cobertura de la red alcanza no solo lo que está en la superficie, sino también los usuarios del metro así como los consumidores que circulan por los comercios subterráneos. La tecnología usada, denominada eSound Positioning system, permite enviar información oral a los usuarios. Los que están interesados pueden acercarse al dispositivo emisor, incrustado en edificios, locales, monumentos, etc., y obtener más información de naturaleza audiovisual con solo tocar un punto de contacto específicamente identificado para ello. Aunque las pruebas están lejos de haber concluido y a pesar de que la evaluación requiere un equipamiento especial por parte del usuario, la industria está particularmente interesada en desarrollar estas estrategias de marketing de proximidad.
Son las tecnologías inalámbricas las que sustentan la comunicación móvil entre personas, la distribución y el intercambio de contenidos desde y en todas las circunstancias y favorecen un salto en la productividad y en la competitividad de las sociedades modernas. La etapa actual es, sin duda, la primer fase inalámbrica de la era digital. Todo lo que puede ser digital e inalámbrico, lo será, y lo será más rápidamente de lo pensado.
En gran medida, la excentricidad de los elementos computacionales en la etapa actual de la SI se explica por la mayor apreciación relativa del valor agregado que aporta la inalambricidad en este tipo de sociedades, lo que le otorga la notoriedad propia de los roles protagónicos en detrimento de lo computacional. De hecho, las empresas que más se evidencian en esta etapa son las que se destacan por su valor agregado al espectro inalámbrico, como Cisco, cuyo peso específico en el ámbito tecnológico no deja de crecer. Argumentar sobre el empleo masivo de los ordenadores para identificar la etapa actual de la SI ya no es consistente con la realidad. Computacional significa capacidad de procesamiento autónomo. A través de los procesos de miniaturización, la capacidad de procesamiento es progresivamente incorporada a todos los dispositivos que están en condiciones de introducirse en el universo digital. Independientemente de su naturaleza o finalidad, todo aquello que pueda abandonar la vida analógica, se convierte a la opción digital. No hay elemento de la vida práctica que no pueda digitalizarse o recibir un implante de tecnología dura y blanda que lo introduzca en un universo interactivo. El beneficio no será solo para sus usuarios si no también para los otros dispositivos digitales, sobre todo, el de los que se encuentran físicamente próximos porque se enriquecerán recíprocamente -comunicarán, compartirán su inteligencia autómata- sin necesidad de la instrucción de sus usuarios. La inalambricidad nos introduce a todos en el mundo del intercambio constante de bits. Por lo tanto, aunque el elemento computacional es indispensable y sin él nada sería posible, éste pierde cada día más preeminencia en la caracterización de esta fase de la era digital.
Digital es el procesamiento, el almacenamiento y la transmisión de información. Los problemas de procesamiento que existieron para el usuario de computadoras personales durante al menos la primeras dos décadas (1980-2000) han dejado de existir gracias a que los procesadores siguen la ley de Moore y el costo por unidad de información procesada no ha dejado de caer. La ley definida por Gordon Moore de Intel afirma que la capacidad de los ordenadores, valuada por medio de la velocidad de los microprocesadores, se duplica cada dieciocho meses. Estos tiempos de progresión en las capacidades de las máquinas era impensable en la sociedad industrial, en particular en las organizaciones de capital intensivo, en las que los planes de inversiones y los modelos de negocios requieren tasas de amortización sobre varios años. La combinación de una mejora constante en las prestaciones y una reducción sensible de precios ha hecho que los sistemas informáticos interconectados sean ahora parte rutinaria de los negocios modernos, que gestionan cada vez más volumen y velocidad de información, las dos características que marcan una nueva sociedad. El debilitamiento del protagonismo computacional en la etapa actual de la SI se debe en parte a la desaparición de los problemas vinculados con la potencia de procesamiento. Pero los problemas de almacenamiento persisten y se incrementan mientras que las problemáticas de la transmisión afloran de muy diversas maneras. idc.gif
Los bits están por doquier. Los sitios como YouTube almacenan varias centenas de millones de videos. Miles de millones de canciones son compartidas a través de Internet, bajadas y escuchadas en reproductores MP3. Las cámaras de supervisión ciudadana en Londres, Zurich y tantas otras ciudades del mundo, envían miles de millones de bits por segundo a los centros de datos. Las grandes corporaciones producen y almacenan información a una velocidad Terabítica. La digitalización de la televisión avanza a pasos agigantados en muchos países en los cinco continentes.
El universo digital compuesto de los 1s y 0s creados, capturados, replicados y compartidos ha explotado. Las implicancias de esa proliferación masiva de bits aun están por verse. Organizar, preservar de manera segura, disponer de manera asequible y gestionar el acceso compartido a esa masa infinita de bits es un problema al que jamás nos habíamos enfrentado. Si las primeras etapas de la SI fueron las del Kilobyte (1.024 bytes), la actual se caracteriza por un esfuerzo cada vez menos eficiente por gestionar enormes depósitos dinámicos de Terabytes (más de 1.000 Gigabytes) de información. Al comenzar 2007, el volumen anualizado de la información creada, capturada y replicada ya alcanzaba el equivalente a tres millones de veces la información contenida en los libros publicados hasta el presente. Hasta 2010, la información que se agregará anualmente al universo digital se sextuplicará alcanzando casi 1 Zettabytes como consecuencia de tres conversiones analógico-digitales que potenciarán el crecimiento e incrementarán sensiblemente las dificultades en la gestión globalizada de la información: la captura y almacenaje de fotografías, la comunicación oral mediatizada a través de Internet (VoiceOnIP) y la distribución, recepción, almacenaje y reproducción de imágenes de TV. Más de mil millones de dispositivos digitales registran imágenes digitales: cámaras de fotografía, móviles con cámara fotográfica, escáneres de medicina, cámaras de seguridad pública y privada. El resultado es enviado a través de redes privadas y de Internet, de un servidor a otro, de un centro de distribución de contenidos a otro, de una computadora a otra, de una sala de proyección a otra.
Por la llegada del nuevo año 2008, se enviaron 43.000 millones de mensajes de texto con salutaciones, lo que representó el 30% más que el año anterior. En Portugal, se triplicaron y en Holanda se duplicaron. Pero es en los países de economías emergentes donde más crecimiento han tenido. En India, con 220 millones de líneas móviles, el volumen se incrementó un 300% y en Filipinas, considerada la capital mundial del SMS, se enviaron cerca de 1400 millones de mensajes para una base de suscriptores de solo 50 millones. Durante la noche del reveillon, hubo operadores por cuyos servidores transitaron 19.000 mensajes por segundo.
En 2010, dos tercios de la producción total de información será creada por usuarios individuales, mientras que organizaciones públicas y privadas (empresas, organismos estatales, asociaciones, etc.) tendrán la responsabilidad de resguardar bajo estrictas condiciones de acceso y cesión de derechos y usos, y preservando a la vez la privacidad y la total seguridad de, al menos, el 85% de la masa total producida. El resto quedará bajo la responsabilidad de usuarios individuales. El crecimiento concierne todas las economías y en primer lugar a las economías emergentes y, sobre todo a las potencias demográficas de Asia, que producen por el momento el 10% de la información total, pero cuyo volumen crece entre 30% y 40% más rápidamente que las economías maduras. En 2007, por primera vez en la historia de la Humanidad, el volumen total de información producida superó la disponibilidad global para almacenarla.


1 Response to “Reconceptualizando la Sociedad de la Información II: Terabítica e inalámbrica”



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: