02
Feb
09

“quizá pudiese vivir sin escribir, no creo que pudiera vivir sin leer”. Mi biblioteca-blog ahora es también mi biblioteca-Google

Me ha llevado meses constituir mi biblioteca-blog. Los usuarios que la frecuentan asiduamente saben que está organizada de modo sencillo, mayoritariamente en dos niveles. Agradezco que muchos le reconozcan el valor agregado que proporciona a quienes se interesan a los temas que trato y el sentido como “curador” que he querido darle. Reúne más de quinientos documentos que he seleccionado y categorizado en no más de dos niveles después de haberlos leído. Es muy fácil de acceder.

Pero como todo lector entusiasta, mi escritorio acumula lecturas pendientes o inacabadas. Algunos libros están parcialmente fichados, otros solamente están comenzados por el capítulo que me interesaba y, probablemente, demore en invertir nuevamente en ellos mi tiempo o, tal vez, nunca lo vuelva a hacer.

Desde hace mucho tiempo, alterno las visitas presenciales a las librerías preferidas con las visitas a las librerías con presencia en la red. Desde principios de la década realizo también con cierta asiduidad la visita a algunas editoriales de menor distribución pero que suelen tener textos, que a mi juicio, son un verdadero aporte a la reflexión o al debate. Por ejemplo, es el caso de El Zorzal, de Buenos Aires.

El placer de la lectura, que me acompaña en los mejores momentos y en los peores también, me ha llevado siempre a adquirir con cierta antelación aquello que deseo leer. Los apilo en alguno de los rincones escasos de mi escritorio hasta que le llega finalmente el turno de lectura. A veces el orden previsto se modifica. Una conferencia, una pregunta de un alumno, el debate vía correo electrónico con un amigo lejano, son algunas de los motivos por el cual el número que tenía asignado puede variar. Lo que tiene de bueno es que tarde o temprano lo imprevisible modifica el orden construido, lo tuerce o, mejor dicho, lo endereza, lo hace más natural y espontáneo.

Hasta hora, la biblioteca del blog ofrece una selección amplia de artículos e informes, pero muy escasa de capítulos y libros. Si bien esta biblioteca tiene una finalidad educativa, el cuidado de los derechos de autor es una cuestión básica.

A partir de hoy, he decidido poner a disposición también mi biblioteca-Google.

Mi biblioteca-Google

Mi biblioteca-Google

Google lleva adelante una campaña de digitalización de libros como una forma de mostrar su capacidad para expandir las fronteras de la Sociedad del Conocimiento brindando el acceso masivo a un número creciente de libros. Google no está solo en esta campaña. Europeana, una iniciativa de la Unión Europea ensaya un modelo similar que busca en primera instancia poner en valor a través de la red el acervo de las grandes bibliotecas europeas. Además, pretende diferenciarse por su motor de búsqueda semántico y por el hecho de proveer un acceso simultáneo a textos, imágenes, audios y videos. Un prototipo, que funciona muy limitadamente, ya puede utilizarse en varios idiomas, aunque no aun en español.

Pero el emprendimiento de Google lleva un par de años de anticipación y, sobre todo, un acuerdo con algunas de las importantes editoriales del mundo. Google digitaliza tres tipos de libros:

  • 1. libros publicados y protegidos por derechos de autor, que aun se venden, a los que ofrece una “vista previa”, mas o menos parcial, y enlaces a los sitios dónde el usuario puede comprarlo en línea, teniendo en cuenta la dirección desde dónde está accediendo el usuario (la dirección IP de la máquina desde dónde se conecta) o el conocimiento que tiene Google de él (está registrado y sabe que es de…).
  • 2. Libros descatalogados protegidos por derechos de autor, es decir, que no se publican ni se comercializan de forma activa, lo que implica para los autores y editores la posibilidad de obtener beneficios de textos que ya están fuera del mercado.
  • 3. Libros no protegidos por derechos de autor.

La primera y segunda opción ofrece a las editoriales ensayar nuevos modelos de negocios.

Atención! Cuando Google dice “vista previa”, que es la forma de acceder a la mayoría de los libros de la 1era. Categoría, significa que sólo puede accederse a una parte del libro. Es una “muestra gratis”, uno, dos o tres capítulos, a los que el usuario puede acceder en pantalla. Nunca puede imprimir el contenido, ni extraer parte de su contenido. ¿Podría hacerse mucho más sin afectar de manera definitoria el rumbo de la industria editorial en un momento de cambio? Es un buen ensayo, prueba-error-mejora, pero es sólo eso. Uno entre muchos, simplemente que este está en manos de Google. Nuevos modelos de negocios sugirán con el tiempo, por ahora, vale la pena probar los que están accesibles y que prestan indudablemente un servicio al lector.

Google ofrece la posibilidad de que el usuario cree su propia biblioteca con estos libros, es decir, seleccione y clasifique de forma personalizada los libros de la gran biblioteca. A partir de hoy, mi biblioteca-blog se enriquece con la biblioteca que he creado para compartir con mis lectores en Google. En ella encontrarán 172 libros, al día de hoy. Contiene libros que he leído y otros que aun no he leido, que están en alguna pila de mi escritorio, cada vez más virtual, a la espera de que les llegue “su” momento.

Como siempre lo he hecho en las librerías, mi selección ha sido multicriterio. He tenido en cuenta en primer lugar, aquellos que son referenciados por un autor que he leido o porque el autor del libro es alguien que sigo de cerca (soy un lector de autores!), a quien he leido con anterioridad, que suele ser parte de mis referencias bibliográficas. Obviamente, el tema ha sido decisivo siempre.

Cuando la condición primaria no se da, es decir que el autor no me resulta conocido, lo he hecho considerando el abstract y el índice, aunque la editorial y la fecha de publicación también han sido particularmente tenidas en cuenta.

En este caso, claro está, falta el criterio precio. Bien obviamente esto no es gratuito. Google ya está insertando algunos “enlaces patrocinados” y, mañana o pasado, habrá más publicidad de ésta u otra forma, pero habrá más. Pero por ahora, la contraprestación publicitaria no es suficientemente densa, intensiva o sobreexpuesta como para evitar la prueba.

En algunos casos, para la minoría, generalmente los libros recientemente publicados, sólo ofrece reseñas o referencias a obras académicas que lo citan. Aun en estos casos, vale pena. El lector puede hacerse una idea más acabada de los que se está publicando acerca de una temática de su interés sin estar acotado a una librería virtual local o muy segmentada por idioma. Google es ante todo global.

Explórela! Vale la pena.

Mi intención es seguir ampliando el acceso a documentos que, dispersos en la red, resultan inasequibles para muchos lectores, sobre todo, por el tiempo de búsqueda, que puede ser infinito si no se siguen criterios prefijados y aplicados con firmeza, por el tiempo de selección bajo parámetros de calidad conocidos, y por el de la lectura. Lo que se está produciendo en un día es mucho más de lo que podríamos leer en años. La función de crítica literaria o de curaduría es más que nunca necesaria.

Aunque seguiré ajustando la clasificación y la selección, espero que puedan desde ahora disfrutar de estos nuevos contenidos y que esta nueva forma (mi biblioteca-Google) de compartir les resulte de interés para compartirla con otros.

A lo mejor a usted le sucede igual que a mí y, como dice Alberto Manguel en Una historia de la lectura, “quizá pudiese vivir sin escribir, no creo que pudiera vivir sin leer“.


2 Responses to ““quizá pudiese vivir sin escribir, no creo que pudiera vivir sin leer”. Mi biblioteca-blog ahora es también mi biblioteca-Google”


  1. 1 gustavo benítez
    29 diciembre, 2009 a las 4:37 pm

    Roberto:

    Te escribe Gustavo Benítez, tu ex compañero del secundario.
    Estos días he estado viendo tu actividad y también recordando los tiempos en que contactamos y compartimos algunos temas.
    Si estás en el país, y si tus ocupaciones te permiten, te pido por favor me llames o escribas a la dirección de e-mail.
    Mi teléfono es 15 6 297 2742
    Un fuerte abrazo y mis mejores deseos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
febrero 2009
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: