16
Mar
09

Ni buena, ni mala, ni neutra

A Robert Martin Sánchez le gustaba compartir la pasión que sentía por su trabajo. Había sido formado para realizar una labor que demanda sólidas competencias tecnológicas. A los 46 años, ya no tenía nada que demostrar acerca de su pericia para hacer un buen trabajo. Dominaba la máquina.

El 12 de septiembre de 2008, en las proximidades de Los Angeles, el ambiente se parecía al de todos los días. Suburbios ruidosos y desprolijos, con transiciones urbanas donde nada puede distinguirse con certeza. Paisaje ecléctico en el que todo se parece y es diferente a la vez.

De pronto, Sánchez levantó la mirada. Ya era tarde. Allí venía, lo tenía en frente. Su vida terminaría en segundos, al final de la curva. Sgundos más tarde, su tren, perteneciente a la Cía Metrolink, telescopió un convoy de carga de la Union Pacific. De pronto, hubo mucho más ruido en los suburbios. Además de Sanchez, 24 personas perdieron la vida en el accidente y 130 sufrieron heridas de gravedad. El sistema de trenes de la región quedó paralizado durante largas horas y demorado por días. Por un breve lapso de tiempo, LA se conmovió.

Nota: El acceso a este video en Youtube ha quedado suspendido por orden judicial. Su restablecimiento puede demorar algunos días.

Nota: El acceso a este video en Youtube ha quedado suspendido por orden judicial. Su restablecimiento puede demorar algunos días.

Sánchez murió 22 segundos después de oprimir por última vez SEND en su celular. Sánchez lo usaba intensivamente durante el horario laboral, por lo cual ya había recibido advertencias de sus supervisores. Durante el último trayecto, habría recibido 21 mensajes y enviado 24. Los resultados de la investigación realizada por el National Transportation Safety Board, organismo del Gobierno Federal, fueron presentados al juzgado hace pocos días, mientras yo estaba de viaje en EE.UU. La investigación demostró que en los últimos días antes del accidente había intercambiado cerca de 350 mensajes de texto y, sólo durante el último día, había recibido 43. Entre sus últimas conversaciones, destacan las numerosas llamadas a jóvenes entusiastas del ferrocarril a quienes invitaba a visitarlo en su lugar de trabajo y a realizar algunos breves trayectos en el tren que conducía. Tenía muchos conocidos entre los hobbistas y apasionados del ferrocarril. Como Sánchez, existen muchos otros conductores de transporte colectivo de personas usuarios “adictos” de telefonía móvil. Ese día, Sánchez se encontró con uno de ellos frente a frente. Como quedó demostrado en la investigación, el conductor de la Union Pacific también acababa de usar su teléfono celular, segundos antes de la colisión. Además, la autopsia demostró que consumía droga. Sánchez fue quien cometió la falta. Pasó inadvertidamente una señal roja. No es la primera vez que ocurre un episodio vinculado estrechamente con el uso o abuso de los dispositivos móviles durante el trabajo. En 2002, ya ocurrió un hecho similar con trenes en Texas.

Las normas corporativas son difíciles de aplicar si las leyes no se actualizan. Metrolink no permite a los trabajadores usar el celular, pero no existen prohibiciones del Gobierno Federal. En EE.UU. prácticamente no existen restricciones legales al uso del celular. Por ejemplo, es notable la cantidad de personas que conducen en las autopistas a más de 60 m/h celular en mano. En un contexto de ubicuidad total de los contenidos y de creciente polivalencia de los celulares (cámara de fotografía, mensajes de texto, navegación en Internet, etc.), ¿qué hacer con las interrupciones disruptivas? ¿debe la ley restringir el uso en el trabajo de modo que cuando la organización lo solicite el usuario no se sienta “discriminado”? ¿cómo hacerlo de forma que cuando es necesario su uso no se encuentre inhibido por la ley? ¿cómo controlar el uso sin que el usuario-empleado pierda intimidad? Una vez más, la tecnología resuelve problemas al mismo tiempo que provoca nuevos conflictos. Como afirmaba Jacques Ellul, ni buena ni mala, pero tampoco neutra.



Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: