16
Nov
10

El aula en transición [II]

Una necesaria contextualización

La gran cuestión de hoy es ¿en qué la introducción de las TICs en manos de los alumnos en el aula pueden mejorar el nivel de aprendizaje y de conocimiento? ¿qué estrategias pedagógicas pueden tener éxito? Es decir, ¿qué estrategias pueden realmente aumentar las capacidades de aprender en estos nuevos contextos? ¿Qué estrategias pedagógicas tienen futuro? Frente al crecimiento gradual de lo interactivo en el aula y en la escuela ¿qué estamos dispuestos a compartir con los otros actores sociales? ¿Qué debe cambiar en nuestra forma de producir y distribuir conocimiento? ¿Es posible que el rol docente no se debilite sino, por el contrario, se fortalezca? ¿Qué condiciones deben darse para ello? ¿Cuánta descentralización institucional implican estas políticas para el sistema educativo? ¿Qué participación de los demás actores sociales se requiere y puede esperarse? ¿De los padres, de los órganos de control?

El mayor esfuerzo de reflexión a realizar en la actualidad debe vincularse a las condiciones que deben darse para que las TICs actúen a favor de un mejor rendimiento en el aprendizaje, más que en demorarse debatiendo acerca de las potencialidades de las tecnologías en sí mismas, que solo pueden acrecentarse con el tiempo dejando obsoletos los debates de ayer. 

Para contextualizar lo que está sucediendo, deberían tenerse en cuenta tres factores determinantes. Aquí debajo el primero.

1)      Las nuevas generaciones de alumnos y sus formas disruptivas de relacionarse con el sistema mediático-cultural

Para las nuevas generaciones, más que para otras franjas etáreas, Internet es parte indisociable de la vida cotidiana. Encuestas no tan recientes ya mostraban la tendencia: si desaparecieran los medios de comunicación, extrañarían más Internet que la televisión.[1] Encuestas mas recientes muestran que si tienen que elegir un único “medio de comunicación” para su vida cotidiana, el 43% optaría por Internet.[2] Una evolución que progresa en detrimento de la TV, considerada hasta ahora como un “medio esencial”.[3] Evidentemente, entre los más jóvenes estas tendencias muestran cifras más contundentes. Estos resultados se deben principalmente a que Internet ha comenzado a jugar un rol central en los tiempos de ocio y de entretenimiento. Ya no es sólo el medio por el cual las personas se informan. Ahora pasan allí un creciente porcentaje de su tiempo de ocio.

El informe iberoamericano de Generaciones Interactivas publicado el mes pasado, puso en evidencia que en Argentina, las actividades recreativas más tradicionales siguen jugando un rol protagónico entre los niños y jóvenes de edad escolar. 60% del tiempo de ocio y entretenimiento es dedicado a actividades tradicionales. Puede leerse en el mismo informe también que el tiempo de ocio en entornos digitales de estas jóvenes generaciones de Argentina ya representa el 31% del total.[4] Cabe resaltar, además, los usos solapados de medios que tanto caracteriza esos jóvenes. El consumo simultáneo de medios en horas de tarea escolar en el hogar no deja de crecer. Si se considera solo los escolares de 10 a 18 años, la encuesta de Generaciones Interactivas reveló que Internet tiende a desplazar en proporciones significativas, al estudio (38%), la TV (32%) y la lectura (27%). Argentina registra en esos indicadores valores de entre los más elevados de las poblaciones latinoamericanas auscultadas en la encuesta.[5]

Estas nuevas generaciones de alumnos traen consigo nuevas generaciones de padres. Sin entrar a profundizar en ello, es indispensable considerar que los padres de los alumnos que ingresan hoy a la escuela es probable que ya no pertenezcan a la misma generación en términos de consumo digital, que los padres cuyos hijos están egresando de la escuela secundaria. Sin pretensión de globalizar el fenómeno, puede afirmarse que los jóvenes padres se relacionan con el sistema cultural-mediático de manera diferente a las generaciones anteriores de padres. En otros términos, la llegada de nuevas generaciones de alumnos a la escuela implica, además, relacionarse con nuevas generaciones de padres que, siendo más próximas a lo digital e interactivo, seguramente tienen otras expectativas respecto del aporte que puede hacer la institución escolar a la adquisición u optimización de las competencias digitales de sus hijos.

En una primera simplificación, podría admitirse con facilidad que los docentes jóvenes que se incorporan a la vida escolar traen consigo perfiles similares del punto de vista del consumo cultural-mediático que los jóvenes padres. Puede admitirse que, en promedio, el uso de las TICs en la vida personal y hogareña de los dos actores educativos, padres y docentes, es similar. La diferencia podría residir en que la vida laboral de los docentes está más predeterminada hasta ahora por un distanciamiento generalizado de esas herramientas, mayor que en el promedio de la población.   


[1] A la pregunta “¿Qué medio de comunicación extrañaría más si se lo quitaran?”, “Internet” fue la respuesta elegida por 34% de los entrevistados, mientras que 33% indicó la televisión. Según las franjas etáreas, el porcentaje es superior en 50%. Las diferencias aumentan cuanto más disminuye la franja etárea. Fuente: Universal McCann. Informe “Consumo de Internet en Argentina – Evolución e Impacto – 2007”.  MRM/Universal McCann y Yahoo.

[2] Encuesta realizada en mayo de 2010 en el área Metropolitana de Buenos Aires a 1600 personas mayores de 18 años residentes en hogares particulares con teléfono fijo. Fuente: Ibarómetro/SG2.

[3] Para los estadounidenses (mayores de 12 años), Internet es el medio “mas esencial”. Si tuvieran que dejar de consumir medios, 49% eliminaría la TV, 48% eliminaría Internet. La diferencia es mayor cuanto menor es la edad del encuestado. La brecha se amplía desde los 45 años hacia abajo. En la primera encuesta realizada en 2001, 72% de los usuarios respondieron que eliminaría Internet, 26% que eliminaría la TV. Fuente: Edison Research/Arbitron. Publicado el 8 de abril de 2010.

[4] Fuente: Informe Generaciones Interactivas 2009, Capítulo Argentina. Publicado en abril de 2010. p.19. pp. 32-33. Consultado en http://www.generacionesinteractivas.org/wp-content/uploads/2010/04/Informe-la-Generación-Interactiva-Argentina.pdf el 12 de mayo de 2010.

[5] Ibidem. pp. 32-33.



Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
noviembre 2010
L M X J V S D
« Ago   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: