18
Feb
11

¿Cuánto cuesta realmente fabricar una tableta?

Apple es ante todo una formadora de opinión. Una gran factoría de conceptos.

Nadie como Apple es capaz de instalar en el imaginario colectivo un “concepto” verdaderamente novedoso en tan poco tiempo.

Cuando un grupo de sus mejores diseñadores abandonaron la compañía para crear OQO[1], algunos pensaron que Jobs había cometido un grave error en dejarlos ir. Ellos le plantearon que había que acelerar un nuevo concepto desarrollado sobre la idea de una tableta superliviana conectada a la red 3G de telefonía móvil con una pantalla de 5” y un teclado físico accesible por corredera. Era una idea revolucionaria hace apenas tres años. Pero OQO nunca despegó y sus crisis incesantes la han desplazado poco a poco a la marginalidad. ¿Por qué una idea “genial” como OQO no pudo instalarse fuera del dominio de Jobs? ¿Qué rara combinación de inteligencias múltiples posee Jobs? Cómo su marca de elite pudo acumular tanto capital social y cautivar de la forma en que lo hace?

Apple desarrolla productos caros, fuera del alcance de las mayorías, lejos de las masas. No están pensados para muchos, ni siquiera para pocos. Entre 2.000 millones de internautas y más de 4.500 millones de teléfonos móviles en funcionamiento, Apple es una marca extremadamente “notable” cuyos lanzamientos son siempre noticiables aunque sus productos tengan una ínfima penetración. Ningún producto de “nicho” o “lujo” en otras industrias tiene la capacidad de instalarse como los productos de Apple. Jobs incomoda. Apple estimula la industria mejor que cualquier otro. La industria salta cada vez que Jobs habla.

Los precios de los productos de la manzanita están ajustados a su target, a mitad de camino entre lo sofisticado y lo excéntrico, lo complejo y lo alternativo. Usuarios más jóvenes, con mejores ingresos, más cuidadosos con la estética. Un target de nicho al que los precios de Apple le van como anillo al dedo.[2]

Nadie hace mejor pricing que Apple. Nadie gestiona mejor el timing que Apple. Y si no pregúntele a Bill Gates lo que cuesta instalar un nuevo concepto.[3] Sus productos son esperados con fervor por sus adherentes que hacen largas colas de día y noche para estar entre los primeros en degustar el nuevo plato. Apple propone nouvelle cuisine. Lo extraño es que se trata de productos para pocos, productos aspiracionales. Más aun, una nouvelle cuisine de la que casi nadie queda insatisfecho. Son productos que logran un alto nivel de fidelización. Sin embargo, los precios del néctar son muy elevados respecto de todo aquello que puede parecerse. Sus productos pueden imitarse hasta confundirse, pero la experiencia será diferente de cualquier otra propuesta.

Lo que acabo de afirmar es en parte un elogio –por qué no?- y, en parte, una demostración de interés especial por los misterios con que Jobs suele rodear sus productos, el misterio de cómo hacer invisible sus proveedores y de cómo fijar precios de modo que, aun siendo para tan pocos, resulten productos altamente rentables. Lo que importa es cómo Apple tiene la facilidad para instalar un nuevo concepto, algo que luego, con el tiempo y gracias a un entramado de complicidades técnicas y juicios multimillonarios[4], acaba por demarrarse transformando el mercado de las tecnologías más populares. Lo hizo con el concepto de una interfaz multiwindows, con su teléfono de 3,7” de pantalla (iPhone) y ahora con la iPad.[5]

Según iSuppli, una compañía que analiza los costos de producción y distribución de diversos productos y servicios, los costos del iPhone no han variado demasiado desde su lanzamiento en 2007, compensando el costo de las mejoras introducidas con la escala de producción alcanzada. Los costos del 3GS en 2009 eran de 170,80 dólares[6], en 2008 de 166,10 dólares y en 2007 de 217,73. La versión actual del iPhone 4 de 16 Gbytes podría tener un costo de 188 dólares detallado de la siguiente manera:

  • El monitor LCD de 3,5”, que utiliza tecnología de bajísima temperatura (Low-Temperature Polysilicon LTPS) con una resolución de 960×630 (cuatro veces la del iPhone 3GS), representa el componente individual más costoso, 28,50 dólares lo que equivale a 15,2% del total. Dotar de capacidad táctil a la pantalla implica agregar cerca de 10 dólares al costo, un 5,3% adicional. La interfaz vidriada cuesta 20,5% del total del costo.
  • La memoria flash es el segundo componente más costoso que, en la versión de 16Gbytes cuesta 27 dólares, es decir, 14,4% del total, seguido de la memoria SDRAM cuyo costo es de 13,80, equivalente al 7,4%. En memorias, la inversión alcanza 21,8% del total.
  • El costo del procesador A4 fabricado por Samsung bajo licencia de Apple cuesta 10,75 dólares, menos del 6% del costo total.
  • Incorporar una cámara autofocus de 5 megapixeles cuesta 9,75 dólares (5,2%).
  • La conectividad Wi-Fi-Bluetooth cuesta 7,80 dólares (4,2%).
  • Además, el costo de la batería (5,80 dólares), del procesador de comunicación telefónica GSM (2,33 dólares) y del GPS Global Positioning System (1,75 dólares).

Muchos comentarios cabrían después de ver esta estructura de costos. Uno de ellos no puede evitarse. El procesador representa sólo 6% del total, mientras que la pantalla algo más de 20% si se adiciona la capacidad táctil. En definitiva, la interfaz cuesta 1 de cada 5 dólares invertidos, mientras que la capacidad de procesar (el cerebro!?) sólo 1 de cada 16 dólares. Un síntoma de que el producto reconoce en la experiencia de usuario el mayor valor agregado o el rasgo que lo distingue.

Observando estos costos, el misterio de la rentabilidad de Apple mantiene toda su vigencia. ¿Cuál le resulta más rentable, el iPhone de un costo de 188 dólares o la iPad a un costo que podría no superar los 260 dólares vendida a un precio mínimo de alrededor de 500 dólares?


[4] P.e., los recientes juicios de Nokia a Apple por infringir supuestamente patentes de su propiedad en la fabricación del iPhone, la iPad y el iPod Touch, muchas de ellas vinculadas con la experiencia de usuario, el funcionamiento de sus pantallas táctiles y la integración de tecnología blanda para el desarrollo de una tienda en línea. Ver nota de prensa en http://www.nokia.com/press/press-releases/showpressrelease?newsid=1473280.



Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
febrero 2011
L M X J V S D
« Dic   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: