06
Mar
11

¿Cultura 2.0? Implicancias de un debate inacabado (1)

Existe una preocupación creciente por la neutralidad de Internet. Tim Berners-Lee, a quien se adjudica haber concebido la funcionalidad de la metared tal como la conocemos hoy, publicó recientemente en Scientific American un denso artículo que tituló Long Live the Web: A Call for Continued Open Standards and Neutrality”, criticando las políticas de “castigo” a la piratería en Internet que diversos gobiernos están poniendo en marcha.[1] Su artículo identifica de manera explícita tres casos concretos:

  • En Francia, la Loi favorisant la diffusion et la protection de la création sur Internet” (2009), conocida como Ley Hadopi, permite a la administración pública desconectar durante un año a los hogares desde los cuales algún miembro de la unidad conviviente esté “acusado” de acciones consideradas por la ley como ilegales, como descargado música o vídeo sin autorización o licencia de uso.
  • La Digital Economy Act (abril 2010) del Reino Unido obliga a los ISP (Internet Service Provider) a informar a la administración pública el nombre de los usuarios que hayan sido detectados infringiendo las leyes de propiedad intelectual.
  • La Combating Online Infringement and Counterfeits Act (septiembre de 2010) autoriza a la administración pública a gestionar una “lista negra” de webs que se encuentren en el territorio de EE.UU. o fuera de él, cuyos responsables estén acusados de infringir el copyright de los contenidos.

Entre otros muchos debates actuales, cabe mencionar el que tiene lugar en España alrededor de la ley conocida bajo el nombre de “Ley Sinde”, apellido de la Ministra de Cultura que la propone, fuertemente cuestionada dentro del país y por los foros europeos cuyas posiciones impiden una aplicación serena de la norma.

En su artículo, Bernes-Lee puso el énfasis en tres grandes temas: la neutralidad de la web, el uso ilegal de contenidos en Internet y la violación de los “derechos humanos” en China y en otros países. En esta ocasión, me centraré en los dos primeros.

Para comenzar digamos que, aunque pueda parecer en una primera lectura una crítica al fondo de la cuestión, el artículo pone claramente el acento en las formas que adoptan las políticas gubernamentales sobre el uso “no responsable” o “ilegal” de contenidos y las consecuencias no deseadas. Para él, “desconectar” una persona “acusada” es una forma de privación ilegítima de la libertad. Considera que es indispensable, como siempre, garantizar los derechos individuales: “ninguna persona ni organización debe ser privada de conectarse a otros sin un proceso legal y sin la presunción de inocencia”. Ante estas belicosas formas y las consecuencias directas e indirectas, deseadas y no deseadas, vale la pena interrogarse acerca de cuánto éstas afectan la reputación de la democracia, de los gobiernos, de las industrias culturales.

La época que vivimos se caracteriza, entre otros diversos rasgos salientes, por un debate tenso acerca del acceso a la información y los derechos a la privacidad. En ese sentido, dice Berners-Lee: “Governments—totalitarian and democratic alike—are monitoring people’s online habits, endangering important human rights. If we, the Web’s users, allow these and other trends to proceed unchecked, the Web could be broken into fragmented islands. We could lose the freedom to connect with whichever Web sites we want.” Lo que ya había expresado antes, con este artículo queda más evidente.

Si la contundencia de la declaración de Berners-Lee le asombra, puede sorprenderle más saber que no es aislada ni mucho menos. Sobre estas cuestiones, son numerosas las personas influyentes que están dando opiniones parecidas, cuya repercusión mediática, en esta ocasión, no es justamente la que suelen tener sus otros pronunciamientos. Personalidades de tan diversos orígenes y extracciones políticas como Jacques Attali, Enrique Dans o Paul Krugman están levantando la voz. 

La controversia convoca a muchos referentes sociales y culturales que nunca estuvieron en posiciones críticas o incluso militantes y alarmistas.

El debate se exacerba en la intersección, donde se cruzan la voluntad de proteger la propiedad intelectual con la democratización del saber, la creatividad y el uso responsable de las redes, la libertad de expresión y el derecho ciudadano de acceso a la información. Las formas de comunicar, conocer y compartir se relacionan de manera cada vez más disruptiva con las instituciones heredadas de la Sociedad Industrial.

Ante lo que está ocurriendo, es cada vez más necesario aumentar la capacidad de entendimiento, amplificar el abordaje conceptual, aumentar la eficiencia de los mecanismos para distinguir la pluralidad (múltiples voces, múltiples intereses) de intereses. Evidentemente, fácil no es. Debe ser que, a beneficio de muchos, todo se mezcla, mientras aumenta el transformismo (operadoras telefónicas, proveedores de acceso a Internet, Estado, etc.) que invisibiliza los autores intelectuales y no cesa la conflictividad que demora las soluciones verdaderas. Se espetan argumentos superficiales acerca de los derechos de unos y otros, que acomoda algunos en la confusión y a otros en el militantismo de las simplificaciones. En el fondo, el sistema de mediaciones sobre el que se funda la democracia enfrenta lo que podría ser el mayor de los desafíos desde la caída del muro.  

En términos prácticos y resumidos, las tensiones se sitúan en la intersección de la libertad y los derechos para ejercerla. Podría decirse que la “nueva economía”, perdedora con la explosión de la burbuja dotcom de principios de la década pasada, alcanza nuevas fronteras o, al menos algunas de sus premisas básicas, se extremizan y mimetizan bajo nuevos ropajes (2.0) para presentarse en Sociedad. ¿Es la Cultura 2.0 propia de una etapa superior de democracia? ¿Qué principios la rigen y qué consecuencias tiene para la creatividad, las formas de conocer y de participar en la Sociedad del Conocimiento?


[1] Berners-Lee, Tim. “Long Live the Web: A Call for Continued Open Standards and Neutrality.” En Scientific American, diciembre de 2010.


3 Responses to “¿Cultura 2.0? Implicancias de un debate inacabado (1)”


  1. 9 junio, 2013 a las 11:17 am

    Yes! Finally someone writes about greenwich home.

  2. 20 junio, 2013 a las 12:51 pm

    Hello there, I discovered your web site by the use of
    Google whilst searching for a related matter, your website
    got here up, it seems great. I have bookmarked it in
    my google bookmarks.
    Hello there, simply became aware of your weblog through Google, and
    found that it’s truly informative. I am going to watch out for brussels. I’ll appreciate for those who proceed this in future.

    Numerous other folks can be benefited out of your writing.
    Cheers!

  3. 27 junio, 2013 a las 10:25 pm

    First of all I would like to say superb blog! I had a
    quick question in which I’d like to ask if you don’t mind.
    I was curious to know how you center yourself and clear your thoughts before writing.

    I have had a hard time clearing my mind in getting my ideas out.
    I do take pleasure in writing however it just seems like the first
    10 to 15 minutes are generally lost simply just trying to figure out how to begin.
    Any ideas or tips? Thank you!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Biblioteca

Ver el perfil de Roberto Igarza en LinkedIn
marzo 2011
L M X J V S D
« Feb   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Acceso rápido a los contenidos


A %d blogueros les gusta esto: